logo

Temás de interés para el consumidor >> Suministro de gas

EL GAS BUTANO

Tarifas

El servicio de gas butano se contrata por escrito con la empresa suministradora que garantiza el suministro de bombonas, de un regulador y un seguro.

Las tarifas del gas butano son autorizadas por el Gobierno del Estado y se publican en el Boletín Oficial del Estado. Incluyen todos los gastos: bombonas, transporte, etc.

Revisiones

Los titulares de las instalaciones fijas receptoras deben justificar el buen estado de uso y conservación mediante la realización de revisiones periódicas cada cinco años y la obtención del certificado de revisión.
La empresa suministradora, con una antelación mínima de tres meses anteriores a la fecha de validez del certificado de revisión, notificará por escrito al titular la obligación de realizar una nueva revisión, entregándole, una vez realizada, un certificado que lo acredita. La revisión se paga en efectivo y no incluye el tubo flexible, que se cambia cuando caduca, y el regulador, que se sustituye si su funcionamiento es anormal.

Corte del suministro

Una de las razones por las que empresa suministradora puede proceder a privar del suministro de gas butano es la falta de conservación y revisión de sus instalaciones, siempre que el estado de la misma sea defectuoso y ponga en peligro la seguridad de las personas o bienes. En ese supuesto, el suministrador deberá comunicarlo previamente al usuario.

Recomendaciones

  • Conocer el momento de realizar la revisión de la instalación y cuales son las fechas de caducidad de los elementos que se han de cambiar (tubo flexible).

  • La revisión es conveniente que la efectúe la empresa suministradora de gas, aunque la puede realizar cualquier otra, que esté autorizada. Muchas empresas envían a sus empleados a ofrecer sus servicios a los propios domicilios. Si esto ocurre, el consumidor no está obligado a aceptar el servicio, ni por supuesto dejar pasar a la vivienda a dicho personal. Es aconsejable concertar la visita con el suministrador.
  • Comprobar que todas las llaves de paso están cerradas al salir de casa. Hay que tomar todas las medidas necesarias de ventilación y seguridad con los aparatos que funcionan con gas butano.

GAS NATURAL

La contratación

Desde el uno de enero de 2003 todos los consumidores pueden escoger con quien contratar ya que el mercado de la energía se ha liberalizado. Eso significa, que los consumidores pueden comprar energía al mercado libre y por tanto, elegir que suministrador quieren. De esta manera al consumidor se le abren dos caminos, pudiendo optar entre:

  • Contratar como hasta ahora, es decir, 'a tarifa' que incluye: cuota fija, consumo, alquiler del contador e I.V.A.

  • Contratar a libre mercado pactando el precio con la compañía suministradora.

En el supuesto de contratar a libre mercado, se debe informar al consumidor, como mínimo de:

    • Duración del contrato (mínimo de un año).
    • Las condiciones económicas de la energía que se consumirá: precio, descuentos, etc.
    • Los servicios que tiene derecho a recibir el consumidor.

La documentación necesaria para la contratación es habitualmente:

  • DNI

  • Cédula de habitabilidad, escritura de compraventa o contrato de alquiler.

  • Certificado de la instalación individual hecho por un instalador oficial

  • Datos de domiciliación bancaria, en su caso.

Obligación de las partes

  • Compañía suministradora:

    • Prestar el servicio a todo solicitante.

    • Mantener las condiciones de la póliza.

    • Realizar inspecciones periódicas.

  • Usuarios:

    • Abono del servicio.

    • Comunicar cualquier modificación contractual.

    • Velar por la realización de las inspecciones periódicas por parte del suministrador.

La factura

Las tarifas de gas natural son aprobadas por el Gobierno del Estado y se publican en el BOE cada tres meses.

Se componen de un término fijo y uno variable y de diferentes tarifas según las necesidades energéticas.

La factura debe incluir la siguiente información mínima:

  • Fecha de emisión de la factura

  • Período al que corresponde la facturación.

  • Código de identificación del punto de suministro (CUPS)

  • Consumo de gas.

  • Indicación de si la lectura es real o estimada.

  • Tarifas aplicadas y su regulación oficial.

  • Factores de conversión de unidades aplicadas con su justificación.

  • Porcentajes correspondientes a la imputación de costos destinados a la retribución del gestor técnico del sistema y la Comisión Nacional de Energía, en su caso.

  • Teléfono de atención de urgencias.

  • Historial del consumo facturado en los dos últimos años.

  • Tarifa de acceso a que esté acogido el suministro

  • Alquiler del contador, si procede.


Seguridad de las instalaciones

La compañía suministradora de gas a de hacer un control de seguridad de las instalaciones receptoras de gas y de los aparatos si estas instalaciones se alimentan desde las redes de distribución (instalaciones de gas fijas que se alimenten desde la red de distribución por canalización). Este control se realiza en momento de la puesta en servicio de las nuevas instalaciones y de forma periódica en las mismas (mediante aviso a los vecinos de la finca).

Los puntos clave de la inspección, que se realiza cada cinco años, son los siguientes:

  • Comprobación técnica obligatoria de la instalación y de la correcta combustión de los aparatos.

  • Inspección de las instalaciones comunes de la finca y de cada una de las instalaciones interiores individuales de los abonados, en las partes visibles, sobretodo en aquellos puntos de los cuales se pueden derivar algunos de los defectos clasificados como anomalías principales y secundarias, de acuerdo con la norma UNE que es de aplicación.

  • Realización de pruebas y verificaciones que se consideren necesarias para comprobar el estado de funcionamiento y conservación de la instalación receptora, los elementos y aparatos de consumo.

  • El coste económico de la inspección periódica que genera un Certificado de inspección, lo debe soportar el usuario. Tiene un precio fijado y tiene una validez de cinco años.

  • El distribuidor puede realizar la inspección dentro del año natural en que la instalación ha de pasar la revisión.

  • El distribuidor ha de informar cada dos años a los usuarios de las recomendaciones para hacer un buen uso de las instalaciones.

Por otro lado, las revisiones periódicas se realizarán en todas aquellas instalaciones que no estén conectadas a redes de distribución tienen la periodicidad de cinco años y es obligación del titular de la instalación o si no hay, del usuario la realización de la revisión, para la cual habrá de solicitar los servicios de una empresa autorizada.

La compañía da un plazo de seis meses para subsanar las deficiencias detectadas, procediendo al corte del suministro si no se subsanan.

El instalador autorizado para reparar el defecto emite un certificado de instalación para corrección de defectos y el titular ha de comunicar la corrección a la empresa distribuidora.

 

© 2021 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías